textil de kapok

Guía sobre la fibra de kapok

La fibra de kapok ó capok es una de las fibras celulósicas naturales que crecen en la planta de kapok. Tiene un cuerpo hueco y una cola sellada, que son peculiaridades deseables de los aspirantes para los textiles funcionales de esta naturaleza. No obstante, el bajo volumen de peso de la kapok es (densidad concreta 0,29g/cm3), y la corta longitud y la superficie llana de las fibras, que ocasionan una pobre cohesión entre las fibras, han impedido que la kapok sea procesada por las modernas máquinas de hilado.

El kapok es una fibra sedosa que viste las semillas del árbol de ceiba de la familia Bombacaseae. Las fibras de kapok tienen una rica oleosidad y no tienen una alta resistencia y, por ende, no pueden ser hiladas a nivel económico. Se emplea de manera convencional como relleno, en especial para salvavidas, ropa de cama como almohadas, tapicería, y para el aislamiento contra el sonido y el calor.

Los análisis habituales señalan que las fibras de Kapok tienen sesenta y cuatro por ciento de celulosa, trece por ciento de lignina y veintitres por ciento de pentosan. Aparte de estos componentes, asimismo poseen cutina de cera en la superficie de la fibra que las hace repelentes al agua pese a que están preponderantemente compuestas de celulosa.

 

¿De dónde procede?

El árbol de Kapok es un árbol caducifolio que se halla en los bosques de Asia y Centroamérica.
Medra hasta los setenta m y tiene frutos capsulares, que se recogen y abren a mano.
Las fibras de los frutos se secan al aire y no se tratan con productos químicos.
El kapok es una fibra natural que es absolutamente biodegradable.
Los componentes amargos naturales de la fibra del kapok son antibacterianos y antimicrobianos por consiguiente
las polillas, ácaros y otros microorganismos no pueden plagar el juguete.

 

Usos

El kapok se usa en las industrias de ropa de cama y tapicería, en la producción de equipos de salvamento y en la construcción de cubiertas y paredes con aislamiento térmico y acústico. Debido a su flotabilidad, su ausencia de encharcamiento y su capacidad de carga, es el material por antonomasia para la fabricación de salvavidas y cinturones, chalecos y otros aparatos navales de salvamento. La flotabilidad del kapok es unas 5 veces mayor que la del corcho y unas 3 veces mayor que la del pelo de los renos. A lo largo de la guerra, el kapok se empleó para aislar tanques, para forrar trajes de aviación, para completar las carrozas de los puentes de ataque del ejército y, por norma general, para reemplazar al corcho cuando se precisaba ligereza, resistencia a la humedad y poder de flotación.

La fibra de kapok, que una vez se empleó en chalecos de flotación y se ha utilizado como aislante de edificios, tiene una fibra hueca y se ve como fibra de vidrio bajo el microscopio. La fibra hueca tiene aire en su interior dejando la combustión dentro del material. El fuego candente y la llama abierta viajan de manera rápida en el material.

 

Características 

El kapok se consideró inapropiado para fines textiles por el hecho de que la fibra es débil, suave y escurridiza.
El aceite refinado de semilla de kapok se emplea para exactamente los mismos propósitos que el aceite refinado de semilla de algodón. La madera es ligera y suave y es conveniente para hacer canoas y juguetes. Se utiliza para hacer cerillas. La corteza de la raíz genera una fibra.
La fibra de kapok es ligera, frágil, flexible, lustrosa y de color blanco o bien amarillo pálido. Las fibras individuales son cilíndricas, cada una de ellas es una sola célula con una base bulbosa. Las células de la epidermis interna del epicarpio forman las fibras, que tienen unos 1-dos cm de largo. El lumen lleno de aire es extenso y la pared bastante delgada. La fibra es, en consecuencia, débil, lo que así como la suavidad de la superficie exterior, torna imposible el giro.

 

Otros artículos que te pueden interesar:

Deja un comentario